i+D diseñó a finales de los años 90 la línea de pinturas Granitol. Se decidió en esa instancia por una estrategia de diferenciación, apostando por una estética mnimalista de gran pregnancia y recordación.